Es un domingo de otoño limpio y azul y dorado y rojo. El viento es HELADO. Pero el sol está precioso.
Llegué el martes 5 de octubre, y desde entonces, estoy tratando de creérmelo.
Erlanghen es una ciudad de 100.000 habitantes. Toda roja y dorada ahora, que es otoño en el estado de Bayern.. Los castillos de los cuentos están todos por aquí.

Llegar y retomar la conversación con Graciela, que me fue a buscar al aeropuerto como si nunca hubiéramos dejado de hablar en la vida...

Y yo tratando de escuchar......otro idioma, otro paisaje, las mismas voces de siempre, las del afecto allí, allí mismito….

Esa noche, ni siquiera intento de recuento. Una rica comida, un vino hasta que se acabó, música, miradas de “aquí estamos…era cierto, nos reunimos aquí…”

Al día siguiente, Graciela ya tenía el plan armado: Paseo de día completo a Bamberg, una ciudad de más de 1300 años.

No puedo meter esa información en mi cabeza, no cuando Lamber es bellísima. Intacta, increíble pero no importa demasiado, Bamberg esta allí y allí seguirá hasta que yo lo entienda.
En la estación, Graciela pregunta a un universitario (más o menos 20 años) algo en alemán, él le responde. Y Graciela me lo cuenta.
El muchacho no oyó hablar: es cubano y se presenta. Vive en Alemania con su papá hace 15 años. Y va hacia Bamberg.
Nos acompaña, se sienta con nosotras, que no paramos de hablar de todo y de todas las cosas pendientes de los últimos 20 años. Él sonríe como si viajara con sus tías…. nos guía por las iglesias mas bellas de Bamberg. De repente está hablando en un cubano santiaguero, muerto de risa por las historias de estas dos locas que le cuentan de su milenaria adolescencia......Nos toma fotos, nos recomienda su pastelería favorita. Luego nos deja en el mero centro. Seguimos, tomamos café y nos probamos ropa que no compramos...y volvimos muertas en el tren. Habíamos dejado las bicicletas en la estación de trenes. Allí seguían...así regresamos a la casa.
El jueves, Nuremberg.la ciudad de las torres y los cuentos y los castillos Muy...muy muy bella. Reconstruida cada vez piedra por piedra.: literalmente, recogieron cada piedra que apareció, que quedó entre las ruinas cada vez que fue destruida, bombardeada, atacada,,,, para volver a levantarla cada vez que fue necesario. Las piedras conservan los agujeros en los que insertaban los garfios para levantarlas manualmente en el medioevo
durante siglos, una y otra vez.

Mercado, caminata. Paseo, regreso. Hay que `preparar el cumpleaños de Jordi. Es al día siguiente.
A la noche, Jordi tiene clase de danzaterapia y me invita, para que me relaje, descanse... Pero la profesora no está.
Y Graciela tiene su cena prevista para unas horas más tarde. Así que tenemos tiempo para caminar: es de noche. Nuremberg es otra. Las ciudades de noche son otras.... Nuremberg se volvió medieval y los ecos de los pasos en la piedra de las calles de siglos y el sonido del agua en las fuentes es eco, es fondo...es compañía.

Cómo me gustan las ciudades de noche! Y caminar con Jordi es volver a los 17... La Plata, las caminatas luego del cine, las charlas, ese deleite que siento cuando alguien me cuenta su lugar.....Jordi AMA Nuremberg, y a esa hora es toda nuestra. Llegamos hasta la casa de Durero, y para que la caminata sea completa, hay Starbuk’s abierto y compramos un café...y caminamos, café en mano! Las fuentes, los edificios, las resoluciones en la restauración de los edificios, la mezcla INCREIBLE de los frentes impecables, barrocos, medievales, neoclásicos y los interiores superultramodernos, eficientísimos.

De regreso al auto, pasamos por la Plaza de las Columnas: son doce columnas que atraviesan una manzana de calle a calle: altísimas, blancas, lisas.
Cada una tiene en bajorrelieve, cada uno de los artículos de la declaración de los Derechos del Hombre. En cada columna está cada uno escrito en alemán y en otro idioma.
En la primera, el artículo que garantiza la dignidad del hombre por encima de todas las cosas esta en alemán y en hebreo.
No logré regresar a fotografiar las columnas. Sólo están en mi memoria de esa noche fría e intensa….



2 comentarios:

Yosune dijo...

gracias por acompañarte en ese periplo... un abrazo

José Luis dijo...

Te tengo envidia de la buena. Envidia de saber que pisaste piedras de cuento, tocaste puertas de castilos mágicos y, seguramente, muy seguramente, acabaste con muchas madrastras.
Beso mi Lau. Beso.
TQM

Publicar un comentario

blog creado y gestionado por Ro Bergé
rocioberge@hotmail.com